Archivos para julio, 2008

En ocasión del XV Festival Ibero-Americano de Cine y Video – Cinesul, se reunieron el mes pasado en Rio de Janeiro-Barsil cineastas de la región, para reflexionar y debatir sobre la problemática actual del cine documental. De allí surge la “Carta de Rio de Janeiro” que más que una carta es un manifiesto del cine latinoamericano. Esta carta viene del blog del cineasta chileno Sergio Trabucco Ponce quien fue Miembro de la Dirección de Chile Films en el Gobierno del Presidente Allende.

CARTA DE RIO DE JANEIRO
Junio 2008

Nosotros, cineastas de América Latina, reunidos en la ciudad de Río de Janeiro en ocasión de celebrarse el XV Festival Iberoamericano de Cine y Video – Cinesul, autoconvocados en su marco, entre los días 24 y 28 de junio de 2008 en el I Seminario y Fórum del Documental Latinoamericano, auspiciado por la Secretaría del Audiovisual del Ministerio de Cultura, con el propósito de reflexionar, debatir y hacer balance sobre los más importantes aspectos del cine documental de nuestra Región, en la perspectiva histórica, teniendo presente que fue a través de la amplia difusión y de la pertinencia cultural, social y política de los mensajes transmitidos por nuestros filmes, el documental acompañó decisivamente el auge libertario que recorrió nuestra América Latina en la década de los años sesenta –patente en los encuentros de Viña del Mar de 1967, y de Mérida de 1968- , traducido en amplias luchas por alcanzar la toma de conciencia de nuestra identidad cultural latinoamericana, la necesidad impostergable de nuestra más amplia integración, y finalmente el alcance de nuestra segunda y definitiva independencia nacional y continental; teniendo presente así mismo que tras producirse situaciones adversas para las fuerzas y las ideas progresistas en América Latina, acompañadas por una acción cada vez más alienante y abrumadora de los agentes coloniales e imperiales de siempre, el movimiento popular remitió sensiblemente, y como demostrando la profunda pertinencia con nuestras más sensibles realidades, también el cine documental Latinoamericano vio disminuida su presencia.
Corroborando una vez más el apotegma que sentencia que los pueblos jamás son vencidos, pasados algunos años de aquellas situaciones, y ya a inicios del siglo XXI, un nuevo auge libertario recorre Nuestra América, dialécticamente nutrido de nuevas experiencias que nos permiten plantear ahora derroteros y perspectivas más eficientes en el alcance de nuestras metas. En efecto, Latinoamérica experimenta un resurgimiento esperanzador de los movimientos populares, al punto que un número importante de los mismos actualmente ya son gobierno. De la misma manera, ha llegado el momento de la refundación del Movimiento Documentalista del Nuevo Cine Latinoamericano, que volverá a constituirse en testimonio y activo participante de las luchas de liberación que nuestros pueblos adelantan en este momento estelar la historia Latinoamericana, para alcanzar la definitiva independencia y la efectiva integración de nuestros países en la Patria Grande soñada por nuestros Libertadores.
Es en este marco de consideraciones y circunstancias, los cineastas reunidos en este I Foro de Rio de Janeiro, hemos considerado necesario e impostergable convocar al Encuentro de Documentalistas Latinoamericanos-Siglo XXI, que tendrá lugar en Caracas entre los días 21 y 25 de octubre de este año, auspiciado por el Centro Nacional de Cinematografía de la República Bolivariana de Venezuela, para concitar renovados espacios de organización, producción y difusión.
Los cineastas reunidos en el Museo de Arte Moderno en el marco de I Seminario y Fórum del Documental Latinoamericano elaboran esta Carta de Río de Janeiro acordando y recomendando los siguientes puntos:

(más…)

Anuncios

La 1era cámara digital

Publicado: 11 julio 2008 de anebert en Fotografía, Tecnología
Etiquetas:, ,

En diciembre de 1975 un ingeniero de la Kodak, Steve Sasson, cogiendo piezas y componentes de aquí y de allá, con un objetivo de la línea de ensamblado de cámaras de Súper 8, un grabador de datos digital en casette, 16 baterías de niquel-cadmio, un CCD altamente temperamental, un convertidor analógico/digital sacado de un voltímetro digital, entre otros checheres, era capaz de tomar imágenes con cien líneas de resolución y de grabarlas en esos casettes en 23 segundos.

1_camera_small

Obviamente estas imágenes no se podían ver en la propia cámara sino que había que colocar el casete en un reproductor también diseñado específicamente por Sasson y sus compañeros que convertía la imagen de 100 a 400 líneas mediante interpolación y generaba una señal estándar NTSC que permitía verla en un televisor.

2_prototypedigitalcameraplaybacksystemr_small

El visionario Sasson y otros ingenieros le llamaron a esto «Fotografía sin película» en una empresa que sobre todo vivía de la venta de película, así que no es de extrañar que fueran recibidos con un cierto escepticismo en la mayoría de las presentaciones que hicieron dentro de dicha corporación.

Las preguntas típicas con las que se encontraban después de las presentaciones eran del tipo: ¿Por qué querría nadie ver sus fotografías en una televisión? ¿Cómo se almacenan? ¿Qué pinta tiene un álbum de fotos electrónico? ¿Cuándo estará esta tecnología al alcance del consumidor?

Sasson y sus compañeros no tenían ni idea de qué contestar a la mayoría de las preguntas que les hacían -a fin de cuentas eran «sólo» ingenieros- así que al final Kodak patentó el invento, imagino que «por si acaso», se redactó un informe al respecto, pero la empresa no supo subirse al carro de la fotografía digital y hoy en día aún está pagando esa falta de visión.

Pero, como dice Sasson, «En realidad, no teníamos ni idea».

(Adaptado y resumido de We Had No Idea, vía Foto Microsiervos)